A Trabajar Para La UNCAF

El debut de Jaime Moreno no defraudó, mientras que Dani Cadena sobrepasó las expectativas en su regreso a la Selección Nacional. Más allá de la derrota en el segundo amistoso contra Trinidad y Tobago vale la pena reconocer que el trabajo del profesor Henry Duarte está rindiendo frutos, obviamente que esto al margen de los cambios, que realmente quedaron a deber.

Trinidad y Tobago que saltó a la cancha no tenía parentesco alguno con el del primer encuentro: salió seguro, ordenado y sobre todo dispuesto a cobrarse la herida que los puso en entredicho porque la derrota del martes fue noticia internacional. El primer tiempo fue casi perfecto para Nicaragua. Se tuvo posesión del balón, orden táctico y precisión defensiva.

Elvis Pinel estuvo muy bien marcado lo que evitó sus desequilibrantes desbordes. Sin embargo, Jaime Moreno hizo gala de su talento y fue al minuto 24 que logró a punta de regates meterse hasta el área chica para dar un pase espectacular a Dani Cadena que recepcionó, se acomodó y disparó con letal técnica. El júbilo invadió las tribunas nicas, sin embargo, los visitantes dieron aviso con dos disparos que supo atajar Diedrich Téllez.

No obstante, en una mala salida nica los caribeños aprovecharon para igualar por medio de Conell Glen. Nos fuimos al descanso con el marcador igualado y siendo superiores, sin imaginar el alud que nos esperaba. El profesor Duarte empezó a experimentar con los cambios y todo se vino abajo.

La salida de Luis Fernando Copete y de Luis Peralta dejó fracturada la muralla defensiva, mientras que el cambio de Cadena nos restó salida y proyección en el ataque. La historia ya la conocemos: vinieron dos goles más y uno de ellos fue por total inocencia, puesto que al parecer los nuestros olvidaron que mientras el árbitro no pite la jugada sigue y pues por estar atento al reclamo del rival que pedía penalti nuestros defensores no se enteraron que Aikin Andrews estaba con el dedo en gatillo y disparó sin el mínimo miramiento para vencer a Téllez, que estaba cargado al costado izquierdo.

Muchos errores inocentes por poco nos llevan a un marcador adverso mucho más ajustado. Juan Barrera fue lo más rescatable de ese segundo tiempo que dejó al desnudo que la banca de la Azul y Blanco no es confiable, lo que supone un gran reto para el profesor Duarte que en un par de semanas debe tener un plantel titular y uno alterno en el que pueda confiar.

Ésta derrota debe ser vista como el mejor espejo en el que se debe ver la selección para poder enfrentar las modificaciones necesarias.


     

4958 Lecturas
comentarios