Dejavú Esteliano

En teoría, CD Águilas es un equipo más que al alcance del Real Estelí, el campeón nacional que esta noche no era una institución sino la esperanza de una nación ansiosa de que su incipiente fútbol empiece a dar pasos firmes.

Sin embargo, a un minuto de los 90 reglamentarios como un dejavú cruel las aspiraciones de los rojiblancos se partieron en mil pedazos, al igual que ocurrió contra Suchitepequez.

En el terreno de juego los salvadoreños fueron ligeramente superiores. Vimos un primer tiempo en el que Estelí tuvo más iniciativa sin embargo, el fantasma de la falta de definición se encargó de negarles la posibilidad de romper las redes cuzcatlecas.

En esos primeros 45 minutos fue Chavarría el que estuvo más cerca de anotar, pero al parecer dejó la camisa de héroe guardada en el clóset.

El planteamiento propuesto por Otoniel Olivas fue bastante conservador y temeroso, el mediocampo rojiblanco no se vio enchufado. En el fondo Luis Fernando Copete fue como un guerrero solo en la llanura, pues además de que cumplió con su función también se hizo cargo de la defensa

Ojo con los extranjeros, que a diferencia de la actuación contra el Deportivo Ocotal, esta vez no pesaron ni marcaron diferencia.

Después del descanso, el regreso de Águilas fue intempestivo, sin embargo, a partir del minuto 70 El Tren del Norte repuntó y recobró el camino del ataque y exactamente al 78 Carlos Chavarría iba proyectado hacia el marco cuando fue derribado en el área. Una falta que a todas luces debió sancionarse con un penalti que el central prefirió guardarse, negándole así la oportunidad a los norteños de adelantarse en el marcador.

Y la fortuna estaba del lado salvadoreño que no solo se salvó de la pena máxima sino que 10 minutos después aprovechó que la defensa nica le abrió las puertas de par en par para que García anotara el gol que les dio la victoria.

Nada está escrito en piedra y Real Estelí aun puede remontar en su estadio y con el apoyo de su gente, no obstante, no deja de generar preocupación el hecho de que el timonel Olivas da la sensación de caer en cierto conformismo al decir que su equipo jugó bien aunque haya perdido.

Ojalá el martes la historia que se escriba en el Independencia sea diferente y que al fin Real Estelí conquiste la ansiada primera victoria internacional


     

1952 Lecturas
comentarios