Diriangén No Se Puede Confiar

Antes de entrar en materia futbolística, vale la pena lamentar la ausencia de aficionados en el juego de ida de las semifinales del futbol de primera división, en ambas llaves.

Arrancar una fase tan importante el miércoles de una semana corta definitivamente fue un desacierto que va en detrimento de hacer de este deporte una opción para disfrutarse en familia, como propone la Liga Primera.

Si bien no es novedad el que la UNAN-Managua no es un equipo al que sigan las masas, por lo que no es extraño que las graderías vacías hayan sido el público del duelo que sostuvieron contra Real Estelí, el caso de Diriangén que junto al tren del norte son los de mayor número de seguidores fue notorio: poquísimo público, sin olvidar que Ferretti también arrastra fanáticos. Ojalá los duelos de vuelta tengan mayor afluencia de público.

Entrando en materia, las semifinales aún no están sentenciadas, sobre todo para Diriangén, pues Estelí marcó como visitante y eso puede pesar. Los caciques lograron una victoria gracias a que el propio Walter Ferretti se lo permitió.

Diriangén salió con un esquema ofensivo que le permitió tener mayor proyección hacia el arco de Denis El Pulpo Espinoza, aunque la falta de un hombre de área efectivo tiró a la basura el buen desempeño de un chavalo que definitivamente tiene un manejo de balón envidiable, velocidad y sobre todo claridad en el ataque.

Estoy hablando de Abner Acuña, quien suda la blanquinegra con compromiso aunque no tiene un par eficaz en el terreno por la sequía en la que ha caído Arlis Andino. Diriangén tuvo más el balón en los primeros 45 minutos hasta lograr poner el 1-0 por la vía penal.

Sin embargo, en el segundo tiempo mostró una metamorfosis arriesgada y por demás inadmisible: bajó la guardia, regaló el balón y se dedicó a rezar para que Ferretti no anotara. La intensidad de los rojinegros fue abrumadora aunque para fortuna de los locales ni Bernardo Laureiro ni Robinson Luiz estuvieron finos, al igual que Jorge García y Luis Peralta que perdonaron a Miguel Estrada.

El pitido final devolvió el aliento a Diriangén y a sus aficionados porque lograron pegar primero, no obstante, en Managua saben que no pueden parpadear porque la tropa de Flavio Da Silva tiene material para voltear ese marcador.

La derrota de Ferretti ha generado dudas sobre si no irá a Concacaf si no llega a la final. Para aclarar este punto les decimos que los rojinegros perderían el boleto solo si Diriangén o UNAN Managua son campeones. Si los Caciques o Universitarios son subcampeones del torneo clausura y Ferretti fue el de apertura irá el que tenga más puntos en ambos torneos y es el equipo capitalino.


     

1204 Lecturas
comentarios