Ferretti Con Un Pie En Segunda Ronda

Ferretti jugó a ganar. Aún en medio de las limitaciones futbolísticas que evidenció, cumplió el objetivo, capitalizó las oportunidades, algunas con complicidad del rival, pero sobre todo, hizo historia.

Antes de hablar del tema futbolístico propiamente, no podemos pasar por alto el actuar del árbitro central cubano. Sin dudas, resulta inaudito y sobre todo increíble el hecho de que no haya habido ningún tipo de amonestación para el jugador que dejó tendido a Marquitos Méndez en el terreno de juego. Además, es cuestionable el penalti a favor de Belmopán.

Volviendo a Ferretti, es inmejorable el arranque de partido que tuvieron, a pesar de que por poco y los sorprenden los atacantes beliceños. No obstante, los policías tuvieron no solo control del juego sino proyección de ataque en el primer cuarto del tiempo reglamentario.

El compromiso de Marquitos Méndez con la institución rojinegra quedó demostrado en esa acción en la que arriesgó el físico en la jugada que le dio el primer gol que sembró tranquilidad en el campamento capitalino. Con la lamentable salida de Méndez, en medio de la consternación del público y de los jugadores mismos, sin olvidar que los visitantes jugaron bastante brusco, el partido bajó de intensidad y Ferretti mantuvo el balón pero no tenía profundidad, parecía que el gol les había dado una serenidad que en futbol es un arma de doble filo.

Ferretti se miraba apagado, el hombre llamado a ser el líder del ataque, Bernardo Laureiro, no se había mostrado como se esperaba, pero hasta el momento estaban cumpliendo con el objetivo.

Al regresar del descanso, Ferretti volvió con el mismo dominio pero Laureiro se veía renovado, más conectado con Robinson Luis, con mayor claridad y visión de juego, lo que se concretó con el gol que marcó con su educada zurda que dejó sin nada que hacer al portero beliceño, sin olvidar que ya antes había cobrado con magistralidad un tiro libre que no fue gol por la oportuna intervención del meta.

Cuando el duelo parecía sentenciado, sucedió la jugada confusa en la que no se sabía si el colegiado señalaba fuera de juego o penal, y para intranquilidad de Ferretti optó por la pena máxima que capitalizó el hondureño Welcome para estrechar la diferencia 2-1.

Ese gol les inyectó adrenalina a los Bandidos que salieron del letargo y comenzaron a proponer, llegando con menos timidez al arco del Pulpo, sin embargo, Ferretti no estaba dispuesto a ceder y empezó a recuperar los hilos del partido.

Y lo mejor le vino a los nicaragüenses cuando Laureiro cobró un tiro de esquina que para su fortuna fue desviado por un defensor directo a las redes de su arquero. Ese autogol le devolvía la vida a Ferretti por aquello del gol del visitante.

Sin embargo, el arquero quiso solidarizarse con su compañero y cometió una pifia que Jorge García supo aprovechar. García tenía piernas frescas, había entrado de cambio y cumplió con su rol en la cancha: estuvo atento al mal despeje del portero, interceptó el balón, lo dominó, visualizó bien la posición de Laureiro, hizo el pase preciso y el uruguayo captó bien la jugada para sellar la goleada 4-1.

Fue el Independencia el escenario donde Ferretti logró vencer a la bestia negra que ha perseguido al futbol nacional en Concachampions en el nuevo formato de competencia y se ha colocado en palco, siempre y cuando el factor sorpresa no les haga una mala jugada.

Tanto Laureiro como el Pulpo Espinoza expresaron en las entrevistas postpartido que a pesar de que el marcador fue cómodo, no se van a confiar y van a trabajar fuerte para su visita a Belice la próxima semana.



Foto: CONCACAF TV Youtube


     

2040 Lecturas
comentarios