Gigantes De Rivas A La Final

El ambiente era espectacular la tarde este sábado en el Yamil Ríos Ugarte donde se jugaba el cuarto juego de la serie semifinal de la Liga de Béisbol Profesional. Los Gigantes llegaban con ventaja de 2-1 después de haber visto apagado su grito de victoria el viernes en Chinandega por la remontada encabezada por el Grand Slam de Curth Smith.

Jonathan Aristil y Wilder Rayo fueron los que cargaron con la responsabilidad de abrir el encuentro a pesar de trabajar la mayoría de la liga como relevistas todo esto ocasionado por el trabajo realizado por la mayoría de los lanzadores en ambos bandos en los partidos anteriores.

Los Tigres atacaron desde el primer episodio, Vladimir Frías abrió el encuentro con doble al jardín derecho para luego robarse plácidamente la tercera base y ser remolcado por imparable de Jilton Calderón al central; un balde de agua fría para los aficionados sureños que temían se igualara la serie más cuando vieron a Wilder Rayo retirar a los Gigantes por el 1-2-3 en su primer turno al bate.

Sin embargo en la baja del segundo episodio los Gigantes volvieron a demostrar que a pesar de no ser esta temporada un equipo de poder son el conjunto con el mejor bateo de profundidad y el que mejor sabe aprovechar los errores contrarios.

Recibió Rubén Mateo base por bolas y Yurendel De Caster conectó sencillo al izquierdo, Luis Alen tocó la pelota para hacer avanzar a los corredores pero al final quedó quieto en primera pues el lanzador Rayo atacó el toque pero nunca pudo hacerse de la pelota en su prisa por sacar al corredor que corría a la tercera fue este el único error del encuentro cometido por los Occidentales y lo pagarían caro. Con casa llena Anderson Feliz conectó imparable al derecho impulsando a Mateo con la del empate, le siguió Britton con línea al left trayendo a De Caster y Alen a la registradora poniendo el score 3-1 y a la vez poniendo fin a la labor monticular de Wilder Rayo. Llegó en relevo José David Rugama, con casa llena Jimmy González roleto a las paradas cortas permitiéndole a Anderson Feliz anotar la cuarta para los sureños.

Dos más llegaron en el cierre de la cuarta entrada, Omar Obregón conectó imparable que le permitió a Ramón Flores anotar desde la intermedia, William Vásquez disparó largo doble por todo el derecho trayendo al plato a Obregón poniendo el juego 6-1.

A pesar de la ya cómoda ventaja los aficionados se rehusaban a festejar pues aun temían a un despertar de la batería Occidental, más cuando el abridor Aristil se complicó en varios episodios pero pudo salir a flote gracias a sus recurso y a la desesperación de los bates contrarios. En el quinto episodio con dos out llenó las almohadillas pero dominó a Jilton Calderón con elevado al central, en el sexto episodio volvió a llenar las colchonetas esta vez con un out en la pizarra pero ponchó a Marvin Martínez y retiró a David Paisano con fly al jardín derecho colgando un cero magistral que le permitía mantener la ventaja.

En la conclusión del sexto, Ramón Flores (El Más Valioso de esta serie) conectó doble al izquierdo y fue remolcado por imparable de Obregón. En el inicio de la octava los Chinandeganos lograron anotar una más en las piernas de Jilton Calderón tras elevado de sacrificio de Jem Argeñal.

El Matagalpino Berman Espinoza, saltó al terreno para relevar a Jonathan Aristil disipando toda oportunidad de rebelión de los Tigres. Los aficionados al fin pudieron respirar aliviados, y gritar de algarabía al ver caer el último out en rola de Roberto Ramírez a la segunda base.

Jonathan Aristil (1-0) fue el ganador del encuentro laborando siete entradas completas en las que toleró seis hits y dos carreras limpias ponchando a cuatro, por su parte Wilder Rayo fue el derrotado, Rayo en tramo de una entrada completa permitió tres hits, cuatro carreras dos de ellas limpias.

De esta manera Gigantes y Orientales son los equipos que se disputaran la corona de esta Decimo Primera Liga de Béisbol Profesional Nicaragüense, final que arranca el día martes doce de enero en Granada a partir de las seis de la tarde


     

1810 Lecturas
comentarios