La Espera Que Desespera

Desde que se filtró la noticia de que existe una gran probabilidad de que la selección albiceleste del mítico Lionel Messi pueda enfrentar en un juego amistoso a nuestra azul y blanco, la euforia se ha apoderado de los nicas, entre escepticismo y esperanza; mientras que la indignación ha tomado bando mayoritario entre los argentinos, simple y sencillamente porque nos ven de a menos.

Y no podemos culparlos, ellos, con dos títulos mundiales y con uno de los dos mejores jugadores del mundo entre sus filas, están 112 peldaños por encima de los nuestros en el Ranking Fifa.

Nicaragua nunca ha estado en una Copa del Mundo, y eso es un punto a favor de los incrédulos que probablemente se preguntarán por qué los argentinos no buscaron a Costa Rica o a Honduras, que sí han estado en la justa del orbe.

No obstante, olvidan que en el futbol las gestiones muchas veces cuentan más que las estadísticas. Además, aunque aún no tengamos una historia en los mundiales, nuestro futbol ha ido dando pasos hacia el crecimiento, no agigantados como quisiéramos, pero sí lo suficientemente constantes como para soñar en que una selección como Argentina podría considerarnos como rivales.

Ya se jugó contra Bolivia, ya se hizo el milagro de la remontada histórica contra Haití, ya se le ganó a Jamaica en su propia casa, logros que para nosotros con un futbol modesto significan mucho, quizás demasiado.

Son muchos nicas los que han augurado en sus redes sociales que de llevarse a cabo el anhelado encuentro el resultado será una masacre de al menos 35 a 0, y a ellos les pregunto: ¿acaso se creía que David podría derrotar a un gigante como Goliat? La lógica no siempre tiene la razón. Con eso no digo que Argentina no es superior o que se le va a ganar, con eso quiero decir que una pizca de confianza nunca está de más, sobre todo cuando a tu país lo representan hombres como Juan Barrera, capaz de echarse a cuestas a una nación para anotar tres goles que parecían imposibles.

Ojalá se pueda concretar este encuentro porque eso haría que el mundo del futbol volteara sus ojos hacia nuestro país, pues si con solo el rumor de la posibilidad del juego ya ha sido tocado el tema en cadenas como ESPN, se ha hablado en prácticamente todos los diarios de Centroamérica y ya no se diga la ola de comentarios desatada en Argentina, ¿se imaginan la difusión que tendría el partido?

Aún faltan dos días de espera para que Fenifut anuncie si efectivamente el sueño se hará realidad o si solo quedará almacenado en el baúl de las fantasías. Esperemos pacientemente como el viajero que aguarda el tren que le llevará a un mejor futuro.


     

2818 Lecturas
comentarios