Managua La Gran Sorpresa, El Pulpo De Héroe A Transgresor De Periodista

La sorpresa del fin de semana en el futbol de la Liga Primera fue la eliminación del Real Estelí a manos de Los Leones Azules del Managua FC, no porque los capitalinos no tuvieran argumentos futbolísticos para lograrlo, sino porque El Tren del Norte nos tiene acostumbrados a verlo ganar y se ha convertido en una institución que ha monopolizado el futbol nacional por más de una década.

El hecho de que los Leones hayan ganado lo considero trascendental para lograr el crecimiento futbolístico que tanto buscamos, con jugadores y equipos no tradicionales surgiendo y mostrando un buen desempeño, a pesar del pésimo arranque que tuvieron los azules en el torneo, lograron lo que nadie imaginaba.

Por otro lado, la llave entre Ferretti y Diriangén fue interesante, y al igual que en la otra, el equipo que golpeó primero al final no logró concretar el objetivo de clasificar a la final.

En los 90 minutos definitivamente el Walter Ferretti fue superior, tuvo más oportunidades de gol y sobre todo condujo mejor el hilo de las acciones. Los caciques se encerraron atrás, parecía que no habían llevado atacantes. Sin embargo, para el tiempo extra fueron los diriambinos los que tomaron el control del encuentro y Francisco Rodríguez estrelló un balón en el travesaño que hubiese dado el pase a su equipo.

Finalmente, ninguno de los dos equipos pudo capitalizar los goles, por lo que al igual que en la semifinal del torneo anterior se fueron a la ronda de penaltis.

Esta vez, a diferencia de la edición anterior, los tiradores estuvieron acertados y tras los cinco tiros reglamentarios nos fuimos a muerte súbita la cual concluyó cuando Denis Espinoza atajó el séptimo tiro de los Caciques en un estadio casi en penumbras, debido a que el IND no cuenta con iluminación lo que incluso nos dificultaba distinguir a los jugadores.

La algarabía de la barra ferretista fue total, su equipo había alcanzado el objetivo y una vez más El Pulpo, a pesar de haber fallado en el cobro, se vestía de héroe.

Sin embargo, ese héroe se convirtió en villano cuando decidió abandonar la celebración de sus compañeros para dirigirse a burlarse de la periodista Charloth Toledo, quien se encontraba ejerciendo sus labores.

La actitud de Espinoza es por demás reprochable porque además de irrespetarla como profesional, por el simple hecho de ser la pareja de uno de sus contrarios, también la avasalló como mujer, de hecho a todos nos puso inquietos temiendo que perdiera los estribos, al punto que yo estaba haciendo un live y de los nervios terminé con la transmisión.

Definitivamente una mujer y en este caso una periodista que estaba en pleno ejercicio de sus funciones, no debe ni tiene que ser agredida por ningún atleta ni fanático.

¿Ese es el ejemplo que un gran jugador puede darle a las futuras generaciones en un país donde la violencia de todo tipo hacia las mujeres es el pan de cada día?


     

9004 Lecturas
comentarios