Sin duda, hemos crecido

Sin temores, encarando a la defensa, defendiendo con precisión en los momentos indicados, así se vio a la Azul y Blanco la noche de este viernes cuando hacían historia al enfrentar por primera vez a un combinado suramericano.

Después de la mágica remontada contra Haití, lo menos que podíamos hacer era creer en los muchachos de Henry Duarte, el técnico que ha trabajado para cambiar el esquema y la mentalidad del futbol nicaragüense.

Es más que alentador haber visto a un Elvis Pinel Figueroa recuperado, haciendo daño por su banda con el derroche de velocidad que le caracteriza.

Asimismo, Cyril Errington respondió a la confianza de Duarte y defendió con solidez, apareciendo en los momentos de mayor exigencia.

Jason Casco dejó la sensación de ser un engranaje justo y necesario en la Azul y Blanco, pues su salida permitió que Bolivia se sintiera más cómoda en el territorio nica.

Sin dudas, el primer tiempo fue el momento de brillar para Nicaragua, que tuvo la sartén por el mango y varias veces tocó la puerta boliviana, que se mantuvo en cero, más que por la buena actuación del meta por la falta de precisión en nuestro ataque, que tuvo como hombre más ofensivo a Carlos Chavarría y en las postrimerías del encuentro a Bryan García, quien cerca del pitazo final estuvo a punto de igualar las acciones en un mano a mano directo con el portero suramericano que por desgracia terminó sin hacer daño.

En este juego vimos a un Duarte ensayando alineación, probando prospectos como Jorge García y el mismo Camilo Gutiérrez, ante la ausencia, justificada o no, del gran Juan Barrera. Daniel Reyes tuvo intenso mientras que Daniel Cadena una vez más hizo gala de su tecnicismo, sin olvidar la actuación casi impecable de Diedrich Téllez.

Un buen juego, un marcador que pudo terminar a favor de la Azul y Blanco y la entrada en escena de rostros nuevos nos permiten concluir que definitivamente hemos crecido, que la mentalidad es de optimistas, que nuestros jugadores no se amedrentan ni frente a futbolistas que ya vencieron hasta a Argentina y que Duarte no se ancla a un conjunto sino que está buscando el relevo.

No obstante, es necesario destacar que se necesita efectividad y experiencia adelante, Jaime Moreno podría resultar más que útil para alcanzar las aspiraciones en Copa Oro. Ojalá lo futbolístico pueda más que lo personal y también ojalá que Barrera no haya quedado en la banca por reclamar, al igual que Moreno.


     

4098 Lecturas
comentarios